Diario de Campaña #2012: los resultados de la carrera presidencial


(publicado originalmente en www.ingenia-pro.com)

 

 

3 millones de votos y 126 votos electorales es la diferencia electoral entre el presidente Obama y el gobernador Romney. 4 años después y 11 millones de votantes menos (9 millones demócratas y 2 republicanos), la estrategia Republicana de confrontación y de situar la disputa y el terreno de juego en los extremos ha resultado ser un fracaso importante. (Que se lo pregunten al Senador Scott Brown de Massachusetts.)

 

La noche electoral nos regaló dos grandes discursos:

 

El Romney que no había aparecido durante toda la campaña apareció en el momento de hacer el discurso de concesión: elegante, generoso, tierno, atentoLa manera de encajar la derrota dice mucho de la persona: la mirada, su cara, el gesto de salir primero y luego acompañarse de la familia en la foto final. La cara de su mujer no podía disimular todo lo que una familia ha tenido que pasar para llegar hasta aquí:

 

 

El ganador que ha sabido definir los valores de los Estados Unidos donde la mayoría quiere vivir:

 

 

 

La campaña demócrata ha ganado el voto católico (50-47%), el voto femenino (diferencia de un +11%), el voto joven de la franja 18-29 años (el 19%, más que en el 2008), el voto latino (75-43%), el voto de las minorías raciales (negra y asiática) ha supuesto un 45% del voto final (Puerto Rico ha votado Obama en un 83%). Mientras que la campaña republicana solamente ha ganado a los votantes blancos (88%).

 

La noche electoral digital aún colea: 31 millones de tweets, la imagen que acompañaba al “Four more years” está a punto de llegar al millón de RT s, y un pico de más de 327.000 tweets en el momento de anunciarse la victoria demócrata.

 

Los grandes perdedores de la noche, no son los Romney, sino Karl Rove, los Koch brothers, Sheldon Adelson (más de $ 60 millones donados), Donald Trump, Sarah Palin, Newt Gingrich, Rick Santorum, Michelle Bachman -a pesar de su re-elección- y aquello que simboliza el Tea Party.

Rove fue el arquitecto jefe de los grandes donantes multimillonarios para construir una agenda y unos candidatos al uso, para defender unos intereses concretos (y convertir al partido conservador en irreconocible a ojos de los moderados y centristas estadounidenses). American Crossroads y Crossroads GPS que él dirige, han invertido más de $ 200 millones de dólares para derrotar al presidente y su agenda. Ni lo uno ni lo otro.

 

¿Las mismas élites que han dirigido el GOP hacia los extremos y han eliminado las voces más liberales y centristas serán las que deben pilotar el futuro del nuevo partido? ¿Habrá relevo de ideas, proyecto, estilo y mentes? Enrocamiento o sustitución? No hace falta ser sabios para saber qué opción sería la preferida de los adversarios. Será interesante seguir los movimientos de los que se quedaron por el camino en las primarias republicanas como Ron Paul, Jon Huntsman y de voces como las de Chris Christie y Marco Rubio entre otros.

 

Así queda el nuevo mapa electoral:

 

2012: Es la misma foto que en 2008, sin Indiana y North Carolina, hoy republicanas:

 

 

2008: El efecto Obama incorpora Florida, New Mexico y Colorado en un mapa de 2004 eminentemente rojo:

 

 

2004: Los demócratas pierden Iowa y New Mexico y son casi residuales:

 

 

2000: después de la presidencia Clinton, el primer mandato del presidente W. Bush y la “victoria” en Florida:

 

 

 

El resultado supone un mandato claro y contundente para el presidente: reforma sanitaria blindada, fiscalidad, economia, energia, inmigración, Mujeres, medio ambiente, Guantánamo (¿ahora sí?), Negociación en Oriente Próximo … Tiene poco tiempo para conseguirlo, sólamente 16 meses, las mid-term elections de 2014 pueden suponer el fin de la influencia de este mandato.
A pesar de que el Congreso continúa con mayoría republicana, menos legitimada para detener la agenda del presidente y sin la necesidad de la politización de unas elecciones.Es en este impasse de liderazgo del partido Republicano que se puede hacer realidad el pacto que evite el “precipicio fiscal“.

 

El partido demócrata ya ha empezado a pensar en la etapa post-Obama: Hillary Clinton, Joe Biden, Rahm Emanuel, Julian Castro. Mantener y solidificar la coalición electoral, la agenda política, mantener vivo el espíritu de las personas que han seguido el presidente y la transición de liderazgos y el paso de la antorcha serán las claves para asegurar el futuro del partido.

 

 

PS final: Después del trabajo conseguido, hay formas de ganar:

 

 

 

Y también de perder:

 

 

 

Artículos recomendados:

 

Un mes contra las cuerdas, via New York Times.

Algunos datos de la campaña, d’en Xavier Peytibi.

La victoria de Obama, via New Yorker.

 

 

@aleixcuberes es creador y consultor de @ingenia_pro

Anuncios

Acerca de Aleix Cuberes i Díaz

Public Communication consultant, Political analist, traveller, marathonman, attracted by courageous leadership
Esta entrada fue publicada en Planeta Obama y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s