Sandro Rosell: una mirada a su liderazgo



El presidente del Barça Sandro Rosell y su junta directiva cumplirán 2 años de mandato el próximo julio. El club está haciendo historia como nunca lo había hecho antes. Sus valores y filosofía; el espíritu de la Masia, convertir el fútbol en belleza y en arte, la inteligencia emocional de su técnico y la capacidad de esfuerzo de los jugadores seducen al Mundo entero. No sólo la camiseta se ha convertido en un símbolo en lugares del planeta tan distantes culturalmente como Nueva Zelanda, Egipto, Sudáfrica, Marruecos, Brasil o los Estados Unidos sino que también se impone entre las preferencias de los pequeños en los parques y calles de Madrid.

Los resultados y el éxito deportivo aseguran la paz social del club y del famoso “entorno”. A pesar de esta situación de exquisitez, el presidente Rosell no acaba de encontrar su rol presidencial que encaje y se sume al engranaje perfecto de la Institución y a menudo sus intervenciones públicas no suman ni con el entrenador, ni con los jugadores.

Durante la larga precampaña, la campaña y en los dos primeros años de mandato el presidente Rosell ha querido construir su imagen pública situándose en el extremo opuesto de los excesos -declarativos, sociales, presupuestarios, ideológicos y también personales- de la presidencia y del estilo Laporta. No era difícil conseguirlo.

A pesar de este posicionamiento contundente y claro, la construcción de la imagen presidencial sigue siendo muy frágil. Sandro Rosell no es feliz ante los micrófonos, las cámaras ni en las intervenciones públicas. La incomodidad y la inseguridad que le generan las comparecencias públicas llegan al espectador y se traducen en un lenguaje corporal tenso, a la defensiva; una colocación de mensajes imprecisa, dubitativa, a veces ilógica, que no es clara ni está interiorizada o reflexionada en clave estratégica: declaraciones desafortunadas, salidas de tono, resbalones innecesarios …

Sandro Rosell desea que lo amen, se esfuerza, quiere agradar a todos y huye de la confrontación. No se define, no ha explicado quién es, qué quiere y donde quiere ir, generando así un vacío y sombras -permitiendo que lo definan externamente, también los medios y sus adversarios. Ante su renuncia a liderar y explicar su relato, su sueño, su estación de llegada sólo reacciona y va a la contra, siempre a la defensiva.

El resultado es una presencia pública cada vez más debilitada, vista desde el entorno del propio presidente con más desconfianza y una distorsión con el momento dulce que vive el Barça. Contrasta pues el desencaje del presidente con la armonía y la felicidad que genera la propia Institución.

Un repaso a los momentos más relevantes de su presidencia Rosell nos pueden dar una mirada y una aproximación más exacta:

– El patrocinio de Qatar Foundation y el debilitamiento indirecto del mensaje y los valores que representaban UNICEF: los silencios; declaraciones desafortunadas sobre la vida de los qataríes / as o los informes al respecto de Amnistía Internacional; no afrontar ni liderar el debate; no defender con fuerza ni convicción ha provocado que se haya ganado el debate en la asamblea de compromisarios, pero no se ha ganado el debate más importante: el moral, el de los valores. Más aún cuando el presidente reacciona de manera revanchista al saberse el resultado de la votación.

– El ruido y la rumorología que acompañan a los asuntos profesionales del presidente que llegan de Brasil: los rehuye, no quiere enfrentarse a ellos, no quiere poner luz, poca transparencia, silencio. Mostrar una actitud hostil y voluntad poco colaboradora al respecto, sitúa a Rosell en una posición de debilidad y podría ser su talón de Aquiles en el futuro, a medida que avancen investigaciones o se filtren informaciones -interesadas o no. Otra vez la actitud defensiva y a la contra.

– En los momentos en que el Barça es acusado, linchado y acosado por el establishment deportivo y mediático español -no el internacional- (atizado desde unos despachos y unos altavoces públicos de un color muy concreto) con acusaciones e insinuaciones de ganar extra deportivamente, jugando sucio y haciendo trampas; de favoritismos arbitrales y otros escándalos de dopaje (obsérvese la reacción ante las acusaciones de dopaje a los jugadors del Barça y la sátira de los guiñoles franceses sobre el dopaje de los deportistas españoles: una es cuestión de estado, la otra no), pues en los momentos en que la Institución, la masa social y la defensa de los valores del Barça, necesitaban más la figura y el carácter del padre protector más contundente -al estilo Laporta-, el presidente Rosell optó por el silencio, para mirar hacia otro lado o su posicionamiento fue frágilmente conciliador y con poca credibilidad.
¿Cómo hubiera reaccionado cualquier otro presidente de club de la élite mundial ante acusaciones, calumnias y campañas destructivas? ¿Por qué el presidente no estuvo a la altura?

La entidad se mostró indefensa, sin liderazgo ni gobierno y fue el entrenador-otra vez, quien tuvo que erigirse en su defensor más creíble.

– Las imágenes complacientes con el presidente Florentino Pérez tampoco ayudan:

– Caer en la trampa del Punto Pelota, más amarillo y sensacionalista, de Intereconomía al retirarle las acreditaciones de prensa, contribuye a generar un ruído y tensiones innecesarias al mismo tiempo que desenfoca el juego del equipo y su recuperación, los valores y lo que simboliza y que lo realmente importante quede en un segundo plano.

Puede no gustar el ADN, el estilo y todo lo que genera Intereconomía. Pero una cosa es eso y otra es favorecer que ocupen el papel de víctima. Como el caso del presidente Obama cuando veta la Fox por informaciones imparciales, sectarias y falsas. Obama rectifica, por la ineficacia e inutilidad de la medida, y también lo hará el club. Había otras maneras de señalar las líneas rojas que no se pueden pisar: cuando el Barça gane la Liga y la Champions hay que invitar en primera fila a los actos de celebración al director de Punto Pelota y a su equipo. El resto es dar argumentos y victorias a los adversarios conspiradores. Intereconomia y Mourinho son oportunidades de oro para el Barça para demostrar  que las cosas se pueden hacer de otra manera y ganar el corazón y la mente de las personas.

En definitiva, un club que vive la gloria de la historia, que es reconocido y admirado en todo el planeta, pero con un presidente que busca su lugar y no lo encuentra.

Teniendo el maestro de todos los referentes en casa ¿como es que el president Rosell no suma, no construye, no aporta valor añadido al proyecto colectivo? No hace falta que haga sombra al entrenador. No es necesario que se rocíe de cava en locales nocturnos de la ciudad. El liderazgo moral y emocional indiscutible de la Institución de hoy corresponde a Pep Guardiola.

Sería una buena idea redefinir la construcción de la imagen pública del president. No se trata de él, sino del proyecto colectivo que está haciendo historia. Un modesto segundo plano para el president Rosell, que salga a escena en los momentos de necesidad, para proteger a la Institución ante la tormenta o para reforzar sus grandes activos: valores, entrenador, jugadores y masa social; reforzando su comunicación, accesibilidad y transparencia. La figura de la referencia, la del faro al que todo el mundo mira cuando estamos en medio del mar, es de noche, hay tormenta y no tenemos herramientas de navegación o la del guardián, el protector, el que hace que los jugadores, el entrenador y la masa social sean intocables serían modelos en los que se podría inspirar a su equipo.

Es acertado que los vicepresidentes Vilarubí y Bartomeu tengan cada vez más protagonismo. Crear la sensación de un equipo al entorno de president y jugar la carta de la pluralidad de equipo -no un president con un equipo- es un buen marco referencial.

Además de no retroceder en los valores y la filosofía del club; que el entrenador renueve; que continúe el mejor jugador del mundo; que los nuevos talentos de la Masia continúen dando oxígeno y vida al primer equipo, que el president aporte y construya en positivo, hará que el proyecto sea aún más fuerte e invencible.

Enlaces relacionados:

–  Entrevista de Sandro Rosell als Matins de Televisió de Catalunya (en Català).

–  Entrevista de Sandro Rosell a l’Àgora de Televisió de Catalunya (en Català).

–  Entrevista de Sandro Rosell a Al Jazeera Sports (en Español).

Anuncios

Acerca de Aleix Cuberes i Díaz

Public Communication consultant, Political analist, traveller, marathonman, attracted by courageous leadership
Esta entrada fue publicada en Catalunya, Comunicación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s