Buscando un nuevo relato para la presidencia Mas


Segundo discurso de Fin de Año del president Artur Mas. El president –encuestas, con la cocina “adecuada” y que no se rompen por TV, a parte – ha comprovado que aquel estilo de oposición del que hacía bandera la legislatura pasada no era justo del todo, tampoco realista.

El president esta triste. No sonrie. La situación es complicada. La Generalitat no tiene herramientas que permitan al País salir de esta realidad compleja ni de aplicar recetas propias. Cabe esperar que Europa y en menor medida el Estado muevan fichas.

¿Qué hacer pues ante esta situación de wait & see más aún cuando la reivindicación del pacto fiscal se tiene que ir guardando en el cajón?

Pues exactamente el tipo de discurso que hizo el president. Mientras se continua buscando un nuevo relato para los tres años de legislatura restante.

Esta és la mirada particular del discurso que publicó el diari ARA.

Esta es la traducción al Español:

“La misma escenografía que el año pasado: sala gótica de la Verge de Montserrat, junto al despacho del president. Sentado y acompañado de la bandera, el cuadro de Sant Jordi y una puerta entreabierta – pasad, pasad. Viste como el año pasado. Ha cambiado la corbata y las gafas ya son habituales.
El discurso cambia la satisfacción y los buenos deseos de la victoria electoral de hace un año, por un estado emocional realista. Comienza inquieto y exagerando mucho las manos. Denota cierta incomodidad. Aún no se ha puesto en el discurso. Este año se ha dedicado poco tiempo a entrenarlo y ejecutarlo.

Enseguida detiene el ritmo y juega con silencios y pausas para enfatizar el recuerdo a las personas que sufren. Busca proximidad. El discurso atraviesa un mismo tono discursivo que no abandonará hasta el final. A las metáforas marineras de costumbre añade la de la niebla.

El final más emotivo y momento más esperado y definitorio de los discursos llega. Se construye en torno al concepto “esperanza”. Pero no lo acompaña de un lenguaje corporal coherente: sigue con el frente apretado, tono serio, no sonríe durante los 10 minutos de discurso, exagera los movimientos de la cabeza y las manos. Ningún gesto pasional, de convicción, de fuerza (la fuerza en forma de puño en movimiento). Acaba también con un “Visca Catalunya” con una mano en el aire que distrae.

En resumen: un discurso pues, incómodo, bañado de realismo y cero valeroso.”

En comparación con el primer discurso de Fin de Año del President Mas, las diferencias con el de hace unos días -escenografía a parte- son importantes. Es este.

Un agradecimiento especial a todo el equipo del @ARApolitica. Un placer como siempre!

Anuncios

Acerca de Aleix Cuberes i Díaz

Public Communication consultant, Political analist, traveller, marathonman, attracted by courageous leadership
Esta entrada fue publicada en Catalunya, Comunicación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s