Obama y la reforma sanitaria


El Senado norte americano, hace unas horas, acaba de dar luz verde a la ley que recoge el proyecto de reforma sanitaria que impulsa el presidente Obama. A partir de ahora quedará por armonizar la ley del Senado con la del Congreso. Pero con la mayoría demócrata en las dos cámaras, parace difícil que el texto resultante no cuente con el sello y la firma final del Despacho Oval.

¿Momento histórico? ¿Fraude masivo? Lo que sí queda claro es que el debate ha polarizado, y de que manera, el primer año de mandato de la Administracion Obama. No se ha esquivado ningún debate, ni se ha evitado ir a las trincheras. Pro y contra-reformistas se han “subido las mangas” y han “ido directos a portería”. Todo el proceso, hasta el momento presente , tiene unas claves de las que podemos sacar conclusiones:

– el acierto en el vigor y el impulso inicial de la propuesta. En el mes de marzo se introdujo en el Congreso, con una campaña paralela e intensa de town-hall meetings con el Presidente, debatiendo sobre los porqués de la reforma. Estas acciones sirvieron para poner unas historias, unos nombres y apellidos, una imágenes a los excesos de las compañías aseguradoras y a las perversiones del sistema actual. La opinión pública no podía ser más favorable.

– El 20 de enero prometió el cargo el 44 º presidente de Estados Unidos. Pero al mismo tiempo se levantó el pie del acelerador de las organizaciones de activistas que, puerta a puerta, habían conseguido los votos necesarios para ganar las presidenciales el 2 de noviembre de 2008, y que se habían movilizado con un éxito rotundo desde el 2006. Esta desmovilización ha tenido consecuencias importantes: ha bajado la intensidad y ha puesto en sordina la voz del activismo pro-reforma en pleno debate y confrontación de modelos y se ha percibido un cierto cansancio del activismo, cediendo espacio, energías y protagonismo a los contra-reformistas.

– La construcción de una de las coaliciones de intereses más imponentes y poderosas vistas nunca en política americana: laboratorios farmacéuticos, asociaciones de profesionales sanitarios, medios de comunicación, la patronal de las aseguradoras, e incluso los pro-life y los movimientos religiosos han bailado al ritmo de una partitura escrita y pensada para el papel de actor principal que ha jugado bien el Partido Republicano. Un GOP en horas bajas, con las bases desencantadas, sin liderazgo claro y con polifonías disonantes que no ayudaban a centrar los mensajes. La presión ha sido brutal en todos los ámbitos. Todo se ha valido: desde la ostentación pública-legal y legítima-de llevar armas en los meetingspro-reformistas con el objetivo de coaccionar y acojonar al adversario, pasando por alguna mordedura de dedos, esvásticas fascistas, un resurgimientos nostálgico de la movilización de los grupos sociales que garantizaron la abrumadora victoria republicana de 2004 y el retorno del gran arquitecto de las presidencias George W. Bush a la sala de máquinas, ganando un poder más que notable.

– Las encuestas de valoración del presidente han bajado con una rapidez nunca vista. La voz en sordina de unos y la hiperactividad de los demás han sido decisivos. Es en estos momentos donde la administración Obama ya no hacía oír su voz, sin town-hall meetings, y sin la humanización y personificación de la reforma, los republicanos se han movilizado en todo el territori como hacía tiempo no se veía, y también en el el activismo 2.0 – # TCOT (Top Conservatives on Twitter) # SGP (Smart Girl Politics, un movimiento de mujeres conservadoras) o en menor medida # STFU (Speak thoughtfully, Frequently & Unafraid, hablar de manera desacomplejada defendiendo los postulados y directrices del partido, vaya un equivalente al “Pásalo”. Lo mantienes la iniciativa o te la mantienen los adversarios.

– Solo la triangulación final de las críticas a la reforma desdel flanco izquerdo del Partido Demócrata, calificando la reforma de farsa, de engaño y pidiendo la retirada del proyecto, han dado el oxígeno final a la Casa Blanca para cerrar un acuerdo con la unanimidad de los Demócratas en el Senado. Howard Dean se ha ceñido la camisa más progresista y más revindicativa de todas acusando al Presidente de mentir y abandor sus compromisos electorales. Esta ha sido el instrumento con que  el GOP se ha encontrado con el paso cambiado, cuando ya estaban pronosticando cuantos escaños recuperarían en las mid-term elections (noviembre del 2010 donde se renuevan parcialmente Congrés y Senado) y ha acabado por desarmar la base contra-reformista.

Nota final sobre la intervención del Presidente después de la aprobación de la ley en el Senado:

Ha sorprendido ver al Presidente acompañado sólamente por su VP en un momento tan solemne com este. ¿Dónde estaban los miembros del gabinete? ¿Dónde su guardia pretoriana, la que ha conseguido llegar hasta aquí (Rahm Emanuel)?

Me ha emocionado saber que la primera llamada telefónica del Presidente, una vez conseguida la aprovación fue a la viuda del Senador Ted Kennedy, Victoria Reggie Kennedy y David Turner, persona que explicó su delicada situación a la opinión pública. El Presidente le agradeció su ayuda y le comunicó que situaciones como las él sufría, tenían las horas contadas. Me ha gustado también que el Senador demócrata Byrd, uno de los históricos de la Cámara, otrora racista y del KKK, votara a favor de la reforma recordando a su “viejo amigo” Ted Kennedy“.

La victoria aún no es tal. Ahora queda armonizar los dos textos aprovados respectivamente en el Congreso y en el Senado. Todo hace pensar que la mayoría pro-reformista en las dos Cámaras lo va a facilitar, incluso las personas más optimistas afirman que la opción pública se podría incorporar, ahora y por la puerta de atrás, al redactadoo final de la ley. En todo caso cabe reconocer aquello que muchos republicanos temen: si la reforma consigue la aprovación, el Presidente Obama puede tener a su mano un momentum que será muy difícil de neutralizar. El premio nobel, la recuperación de los índices económicos como de las tasas de ocupación, la segunda parte de la Cimera de Hopenhaguen, que aún se tiene que jugar y donde la Casa Blanca se guarda algún as en la manga, demuestran que la filosofía Guardiola es ganadora al 100%: nuevo estilo, escucha activa, valentía, arriesgar, dar la cara… ya quisiéramos muchas personas tener en nuestras cercanías un estilo de liderazgo com este.

Enviado per Toby Ziegler

Enllaces relacionados:

http://tobyzieglerwh.wordpress.com/2009/07/02/el-consol-duna-abracada-presidencial/

http://tobyzieglerwh.wordpress.com/2009/09/12/nou-curs-politic-mes-objectius-i-mes-il·lusio/

http://tobyzieglerwh.wordpress.com/2009/08/19/destils-i-tarannas-diferents/

Anuncios

Acerca de Aleix Cuberes i Díaz

Public Communication consultant, Political analist, traveller, marathonman, attracted by courageous leadership
Esta entrada fue publicada en Planeta Obama. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s